Plantas Aromáticas

Plantas-Aromaticas-elescorialAunque provienen de una amplia gama de familias botánicas, las plantas aromáticas comparten una característica en común: el aroma que desprenden sus hojas. Para clasificarlas no importa qué tanto aroma desprenden, el solo hecho de hacerlo las vuelve aromáticas. Además, este grupo incluye plantas perennes, anuales, arbustos y herbáceas.

El aroma, olor o esencia se desprende de las plantas aromáticas gracias a los alcoholes terpénicos que provienen del aceite de las hojas de las mismas. El proceso consta de que la planta segregue pequeñas cantidades de aceite que después serán volatizadas gracias a la exposición al sol. Esta “evaporación” es lo que origina el aroma de las hojas.

El aroma depende de los diversos tipos de alcoholes terpénicos que existen, los cuales varían de planta a planta. Algunos de estos alcoholes son:

Geraniol. Se encuentra en geranios, rosas, citronelas, etc.

Limoneno. Se encuentra presente en el limón, la lima, la naranja, el apio y la menta.

Alcanfor. Presente en los aceites de laurel.

Borneol. Se encuentra en el romero.

Mentol. Presente en la menta y hierbabuena.

Las plantas aromáticas tienen una gran variedad de usos, entre los cuales están los culinarios, como condimentos para realzar el sabor de los alimentos, para preparar tisanas, infusiones y productos de pastelería. Sus aceites son utilizados en la perfumería por sus aromas agradables y rebajados con agua pueden usarse como esencias para aromatizar el ambiente. Los aceites de estas plantas también se utilizan para hacer velas y jabones aromáticos, para hacer repelentes de insectos naturales y con fines medicinales y terapéuticos.

En cuanto al uso medicinal pueden encontrarse como aceites que se utilicen como expectorantes, antisépticos, antiespasmódicos, carminativos y tónicos. Se preparan como infusiones, tinturas, pomadas y jarabes, entre otros, para tratar diferentes tipos de padecimientos, como problemas digestivos, respiratorios, el mal aliento, problemas de sueño, para aliviar dolores menstruales, migrañas, dolores de cabeza, para desinfectar y cicatrizar heridas, para aliviar la tos, irritación de la garganta, para desinflamar músculos, con fines relajantes y sedantes entre muchos más. Cada planta tiene sus propiedades particulares y es necesario aplicarlas en una manera específica para que tenga el efecto deseado, además se pueden combinar entre ellas. Para saber más al respecto es recomendable consultar una guía de medicina natural y tradicional.

Por otro lado, las diferentes especies de aromáticas permite tener un control sobre las plagas y por eso se recomienda incluirlas en huertos. Principalmente el romero, el hinojo, el tomillo, la albahaca, el ajenjo, la capuchina y la ortiga, pues repelen plagas de pulgones, arañas rojas, escarabajos, orugas, caracoles, mosca blanca y hongos. Si bien, hasta hace algunos años las aromáticas sólo tenían lugar en huertas, las nuevas tendencias en diseño las incluyen en jardines, pues además de tener propiedades repelentes, son muy vistosas `por sus colores y flores, son resistentes, desprenden un aroma muy agradable y nos permiten tener a la mano lo necesario para utilizarlas en la cocina o para preparar algún remedio natural. Por todas estas razones cada vez más personas deciden utilizarlas para mejorar el ambiente en sus jardines.

En caso de que no contemos con el espacio suficiente para tener un jardín en casa o una azotea verde, este tipo de plantas pueden crecer en cualquier contenedor que tenga los agujeros necesarios para el drenaje de agua, por lo que podemos tenerlas en macetas pequeñas en la cocina o en las cornisas de las ventanas de cualquier habitación donde puedan recibir la suficiente iluminación.

El que las plantas aromáticas se adapten perfectamente a cualquier espacio no significa que no deban recibir ciertos cuidados. Para su buen desarrollo es necesario el riego, la poda y la rotación constante, lo que quiere decir que se planten diversas plantas en el mismo espacio a lo largo de ciertos periodos de tiempo. En un mismo espacio se pueden plantar de 5 a 6 variedades de aromáticas.

Una característica curiosa de estas plantas es que además de necesitar de un buen drenaje e insolación requieren de un suelo “pobre”. Se dice que para tenerlas en buen estado hay que usar la peor tierra posible, esto se debe a que entre mejor calidad de la tierra las hojas de estas plantas se desarrollarán más, por lo tanto la acumulación de aroma será menor. En cambio si la tierra es de baja calidad las hojas serán pequeñas y el olor estará más concentrado, por lo tanto será más intenso. Es recomendable que estas plantas estén expuestas al sol alrededor de 5 horas al día, que se rieguen por la mañana y que en caso de que se les aplique abono sólo se haga una vez al año y en pequeñas cantidades para no alterar su aroma y sabor.

La cantidad de agua que necesita la planta depende de su procedencia, por ejemplo, el tomillo, la salvia, el orégano y la lavanda necesitan menos agua que el perejil, la menta o la hierbabuena, pues provienen del mediterráneo. Como ya mencionamos, uno de sus cuidados es la poda, que resulta necesaria para evitar el crecimiento excesivo de las plantas y estimular su sano desarrollo. En el caso del tomillo, la menta, la lavanda y el orégano será necesario podarlas luego de la floración para evitar que se hagan leñosas.

Eliminar las hojas secas y revisar periódicamente que no hayan desarrollado enfermedades o sufrido el ataque de plagas también resulta fundamental para su cuidado. Para tratar problemas de plagas te recomendamos que optes por insecticidas biológicos que incluso se pueden preparar utilizando algunas de las aromáticas que tengas en el jardín.

Aunque sean perennes (plantas que se extinguen en invierno) la forma de cultivarlas permite disponer de ellas a lo largo de todo el año.

Publicaciones recientes

Deja tu comentario


*