Stevia

La Stevia Rebaudiana, conocida solamente como Stevia, es una planta pequeña que apenas alcanza 1 metro de altura. Pertenece a la familia de las asteráceas, mejor conocida como familia de las compuestas. Sus hojas con terminación en punta se posicionan en dirección contraria, son de tacto piloso, además cuenta con unas florecillas blancas de minúsculo tamaño y su olor dulce puede ser evidenciado al frotar sus hojas.

Stevia-elescorial

Origen

La planta es originaria de Sudamérica, específicamente de la costa Amambay entre Brasil y Paraguay. Los pueblos nativos de estas zonas la llaman vernáculo de ka é he é que en castellano significa “planta dulce”.

Recientemente ha tenido un auge en cuanto usos y aplicaciones pero los pueblos nativos la han utilizado desde tiempos muy remotos como hierba curativa, concentrados y edulcorante.

Composición

La dulzura de la stevia se debe a glucósidos que se encuentran en sus hojas, entre ellos destacan el rebaudiósido, esteviósido, y dulcósido. Estos componentes la aventajan haciéndola hasta 200 veces más dulce que los endulzantes actuales, ya que el 90% de sus concentrados son estos glucósidos, además su sabor no aporta calorías.

Para poder consumirlo y que produzca un buen sabor dulce es necesario disolverla ya que tiene un sabor herbáceo e intenso.

Para liberar su sabor el proceso es similar al del azúcar de caña o el extracto de vainilla natural. La diferencia radica que el proceso de la stevia conserva los compuestos en el extracto de la hoja natural, es decir, el extracto es 100% puro.

En algunos lugares del mundo, la stevia se utiliza como suplemento dietético, ya que las agencias reguladoras han aprobado su consumo como seguro.

Historia

La stevia ha sido utilizada en Sudamérica desde hace más de 200 años pero fue apenas en el 2008 cuando organismos reguladores a nivel mundial la aprobaron como ingrediente seguro para consumo humano.

Los usos que los pueblos le daban era para endulzar bebidas tradicionales, tés y medicinas, incluso también se consumían las hojas directamente por su dulce sabor.

Y como la curiosidad del hombre siempre está presente en toda situación se ha ido experimentando con ella científicamente para que oficialmente forme parte de productos comestibles de consumo habitual, es decir, productos alimenticios comerciales.

Stevia Vs. Azúcar

Para conocer verdaderamente sus beneficios ante otros productos similares es necesario compararla con el azúcar, que se podría decir es su competencia en el mercado.

El azúcar se divide en procesada e integral, la segunda es más saludable que la procesada pero el problema es que las calorías están presentes en ambas, además de que contienen químicos endulzantes que nos hacen dudar de si en realidad su composición es benéfica o no para nuestra salud. En la actualidad, gracias a los estudios más recientes, cualquier dietista recomendará como suplemento del azúcar a la stevia.

Aplicaciones

Es posible utilizar las hojas de esta planta directamente, por lo que la podemos tener en nuestra casa sin necesidad de recurrir a comprar extractos de stevia comerciales, lo que añade un valor nutrimental a cualquier platillo que preparemos con ella. Se pueden utilizar como hojas frescas, polvos de hojas secas, o jarabe.

A continuación se enlistan unas recetas que puedes aplicar en tu cocina:

Hojas frescas:

De las hojas de la parte de arriba de las ramas toma 4 para endulzar un té. Se especifica que sean de la parte de arriba porque al hacer esto el crecimiento se vuelve horizontal provocando que la planta sea más densa en cuanto a sus hojas. Ya que tengas las hojas, se prepara él te como habitualmente lo haces pero en lugar de agregar azúcares endulza con las hojas de stevia naturales.

Polvo:

Toma hojas de la planta de la misma parte que se menciona en el punto anterior. Deben sacarse entre toallas de papel hasta que queden quebradizas. Otro método para secar las hojas es cortar una de las ramas y colocarla “boca abajo” en un lugar oscuro.

Al tener las hojas secas deberás molerlas con un mortero hasta obtener un polvo. Este se puede utilizar como azúcar para endulzar tus alimentos favoritos. Una cucharada de stevia endulza tanto como diez de azúcar, y no aporta calorías.

Jarabe:

Calienta agua y una vez que hierva baja la llama y añade una cucharada de tu polvo de stevia. Deja calentar hasta que la mezcla se espese. Puedes colar el jarabe para eliminar los pedacitos de las hojas.

Si te interesaron los usos DIY de la stevia puedes encontrar más en el libro “Stevia Cookbook” de Ray Sahelian.

Seguridad de consumo

Como pasa con todo lo que es considerado “demasiado bueno para ser cierto” existen ciertos rumores sobre razones por las cuales la stevia es mala para ti, pero estas mismas olas de crítica hacia todo invita a los especialistas a hacer evaluaciones en los alimentos. Este es el caso de los extractos puros de stevia, ya han sido evaluados toxicológicamente y estas evaluaciones concluyeron en que su consumo es seguro, por lo que su uso fue aprobado en 70 países. Además, ha sido confirmado que es seguro consumirla en situaciones en que por lo general se recomienda no ingerir cierta clase de alimentos como en el embarazo, cuando se padece de diabetes y en tratamientos para la pérdida de peso.

Salud

Además de los beneficios anteriormente mencionados, esta planta funciona como antibacterial y antiséptico. Ayuda también a controlar la presión arterial, fatiga crónica, reflujo y acidez estomacal, entre otros beneficios para la salud.

Otro beneficio importante para la sociedad que no ha sido mencionado es que ayuda a desintoxicar y facilita la pérdida de peso. Así que si tienes tendencia a engordar, si eres diabético o hipertenso, esta planta tropical te puede ser de gran ayuda.

Concluimos que es la mejor alternativa para evitar el azúcar y aunque la puedes encontrar en extracto en supermercados o incluso en alimentos, utilizarla de forma natural es una forma más eficiente de estar al tanto de que es lo que pones en tu cuerpo. No hay mejor satisfacción que cultivar tus propios alimentos.

Publicaciones recientes

Deja tu comentario


*